¿Tu identidad es del todo tuya?¿Alguna vez te has preguntado quién realmente eres? No cómo te llamas, qué profesión sigues o cuál es tu condición social.

La identidad humana está constituida por muchos factores que te hacen ser quién eres. La mayoría de estos factores son decididos por tus padres o personas a tu cargo, otros son decididos al azar por la vida misma, como el lugar dónde naciste, si eres hombre o mujer, tu aspecto físico, etc.; y otros son decisión tuya.

Siempre hemos querido sentirnos dueños de nuestra vida y de nosotros mismos, pero veámoslo desde este punto de vista. Tú respondes a un nombre que se te fue asignado, y hablas un lenguaje que es el lenguaje que hablan tus papás y al que has sido expuesto, toda tu estructura mental está basada en influencias de lo que viste, escuchaste, percibiste y analizaste.

Incluso el género (varón, mujer), que es un aspecto esencial de la identidad, es socialmente aprendido. Tú no sabrías cómo ser hombre o cómo ser mujer si no te hubieran criado y enseñado cuales son los comportamientos que los diferencian.

De lo único que se podría decir que eres realmente dueño es de tus ideas y decisiones, pero ¿qué tan cierto es eso?.

La capacidad del ser humano para generar sus propios pensamientos está ligada a su capacidad de entender las ideas de otras personas y a la complejidad de su léxico, si no estuvieras expuesto a palabras, frases, pensamientos, temas y otros conocimientos no podrías generar los tuyos, por lo tanto todo lo que piensas es producto de lo que alguien más pensó, lo único distinto podría ser el enfoque que tengas de lo que piense.

Muchas veces pensamos que la profesión que desempeñamos es lo que más nos define, “soy un abogado o soy un ingeniero”. Tu profesión es una parte importantísima de tu identidad ya que en torno a ella se va a desarrollar tu entorno adulto, las personas con las que estudiaras, los conocimientos más relevantes para tu desarrollo personal, los lugares donde trabajarás, etc. Pero incluso este aspecto es algo que la sociedad tiene planeado para ti. Todos sentimos la necesidad de ser profesionales porque tenemos la necesidad de lucrar, pero sobre todo a ser parte de algo más grande que nosotros mismos, a ser algo más.

Solo nos queda ser conscientes de las decisiones que tomamos, siempre tengamos en cuenta que estas son cruciales para nuestro futuro y nuestro presente. Siempre piensa bien el porqué de las cosas que haces y dejas de hacer. Al final de cuentas tú tienes el poder de cambiar muchos de estos aspectos.

Podríamos seguir analizando muchos otros aspectos de nuestra identidad, pero eso mejor que sea trabajo de cada uno de nosotros. Recuerda que tú tienes el control de lo que puedes llegar a ser, ¿Estás listo para asumir el control de tu vida? O ¿vas a dejar que la sociedad siga determinando lo que quiere de ti?.




TEMAS RELACIONADOS: