Si uno logra calcular los años que invierte en el estudio, nos damos cuenta que casi toda la vida uno se dedica a la preparación y actualización de los avances de su profesión. Por tal motivo, es normal que una persona busque acortar los años en el estudio de su profesión. En una carrera técnica, inviertes tres años de estudios, conociendo temas exclusivamente acerca de tu carrera tecnológica y llevando cursos específicos o especializados.

Una de las principales ventajas es la currícula de las carreras técnicas, los cursos que brindan los Institutos de Educación Superior tienen relación exclusiva con la carrera elegida , es decir, no llevas los conocidos “cursos generales” que suelen tomar los primeros años de tu carrera. Además, una vez finalizada la carrera, tienes la ventaja de convalidar tus estudios con una universidad, ya sea, nacional o internacional, dependiendo de los beneficios que el instituto que te brinde.

Otra ventaja importante, son las prácticas que se realizan durante el periodo de estudio. Es decir, en esos tres años de estudio no solo te enseñan la teoría de la profesión que has elegido, también te enseñan a poner en práctica los conceptos teóricos. Sales de la institución completamente preparado para empezar a ejercer la profesión.

Respecto a la inversión monetaria en un Instituto de Educación Superior, el costo es menor que invertir en una carrera universitaria, debido al tiempo que duran los estudios, la infraestructura y el número de alumnos que tiene. Relativamente, es una educación personalizada teniendo la posibilidad de terminar la carrera y estudiar una maestría o doctorado sin ningún inconveniente.
 


Tags Relacionados:

Artículos relacionados