Óscar Ibáñez nos cuenta que desde muy pequeño nació su vocación como futbolista. De niño soñaba en jugar en estadios llenos de gente. Logré jugar en todas las divisiones menores y luego mayores hasta llegar a ser profesional.

Para Ibáñez, ser futbolista fue la decisión más acertada, vivir para el fútbol tiene sus sacrificios. Todos los esfuerzos que requiere esta profesión son necesarios como, tener una buena alimentación, mantener un buen entrenamiento y constantemente mejorar las imperfecciones de las tácticas o jugadas.

Oscar Ibañez nos comenta que el fútbol nunca fue un obstáculo para salir adelante, pues mientras se preparaba ,logró estudiar, trabajar y nunca hizo el entrenamiento a un lado. “Cuando uno realmente quiere las cosas no ve las dificultades como una traba, sino como un desafío”, dice el exfutbolista.

La vocación no es prepararse físicamente sino también mentalmente, Oscar Ibañez cree que lograr lo que uno tanto anhela, es enfrentando dificultades, sobrellevarlo y revelarse en situaciones difíciles.

Según Ibáñez, cuando uno está convencido de lograr las cosas y lo desea, todo conspira para que así sea. “Si uno está convencido con serlo y poder hacerlo, no basta con desearlo sino con enfocarse y privarse de cosas que lo distraigan”.

Finalmente, Óscar Ibáñez, reconoce que la profesión de futbolista, no está bien visto en Perú como en otros países, aunque ahora el futbolista es más profesional y responsable. El fútbol te abre muchas puertas a nivel internacional.

Ver el video de la entrevista:


Realiza tu test de orientación vocacioal aquí.


Tags Relacionados:

Artículos relacionados